La campana de cristal – Sylvia Plath

La campana de cristal – Sylvia Plath

vendido

Estado: nuevo.

Editorial: Edhasa.

Precio: $000.

Hablar de La campana de cristal es hablar del vacío y desgarro de la narradora, es andar sobre la cuerda floja de la cordura y el miedo a la vida. Esther es una joven en el umbral de la madurez, en ese momento donde todo son cambios y un posicionarse en la vida de forma definitiva, donde atisbamos lo que hay al otro lado del umbral y, a veces, sólo a veces, nos quebramos por dentro por el miedo, naufragamos como barcos a la deriva.
Esther es brillante e inteligente, ha ganado un concurso que le ha llevado a Nueva York durante un mes para trabajar en una revista. En esa primera parte de la novela, Esther nos cuenta su vida en la gran ciudad rodeada de lujos, fiestas y moda y, como afluentes, retazos de su vida en el campo, de sus recuerdos y sus miedos. La muerte de su padre cuando ella contaba nueve años, su posicionamiento sobre el amor y el sexo lleno de dudas, miedos y esperanzas, la relación con su madre, su forma de comer compulsivamente, las dudas sobre lo que quiere para sí misma… Hay momentos donde las descripciones y reflexiones parecen retazos de un poema de Plath.
El regreso a su vida colapsará a Esther. No puede dormir ni leer o escribir. No sabe cuál es su lugar en el mundo y tampoco quiere ser una marioneta guiada por los demás. No sabe cómo conducir su rebelión. El colapso nervioso le llevará a la depresión y locura (y Esther/Plath lo narra con distancia, como si hablase de otra parte de sí ). Esther intenta suicidarse sin conseguirlo (aún así, el intento de lesionarse es un medio de anular el dolor espiritual a través del dolor físico), se encierra en sí misma, en una campana viciada y asfixiante. Dentro de ella, el vacío y el desgarro, fuera de ella, las habitaciones de los diferentes manicomios. Cómo quebrar la campana y salir libre al mundo, sin miedos, sin colapsos…
La campana de cristal es una obra dolorosa, poética, extraña y cercana donde Plath se desnuda y muestra su vida y sus miedos, cómo a veces andamos en el borde de un acantilado y lo fácil que es caer y quebrarse en mil pedazos.
El silencio me deprimía. No era realmente el silencio. Era mi propio silencio.
( … )
Vi mi vida extendiendo sus ramas frente a mí como la higuera verde del cuento.
De la punta de cada rama, como si de un grueso higo morado se tratara, pendía un maravilloso futuro, señalado y rutilante. Un higo era un marido y un hogar feliz e hijos y otro higo era un famoso poeta, y otro higo era un brillante profesor, y otro higo era E Ge, la extraordinaria editora, y otro higo era Europa y África y Sudamérica y otro higo era Constantino y Sócrates y Atila y un montón de otros amantes con nombres raros y profesiones poco usuales, y otro higo era una campeona de equipo olímpico de atletismo, y más allá y por encima de aquellos higos había muchos más higos que no podía identificar claramente.
Me vi a mí misma sentada en la bifurcación de ese árbol de higos, muriéndome de hambre sólo porque no podía decidir cuál de los higos escoger. Quería todos y cada uno de ellos, pero elegir uno significaba perder el resto, y, mientras yo estaba allí sentada, incapaz de decidirme, los higos empezaron a arrugarse y a tornarse negros y, uno por uno, cayeron al suelo, a mis pies.
( … )
Las piedras yacían abultadas y frías bajo mis pies desnudos. Pensé con añoranza en los zapatos negros que estaban en la playa. Una ola se echó hacia atrás, como una mano, luego avanzó y me tocó el pie.
La marea parecía arrastrar el fondo mismo del mar, donde blancos peces ciegos avanzaban por su propia luz a través del gran frío polar. Vi dientes de tiburones y esqueletos de ballenas esparcidos allá abajo, como lápidas sepulcrales.
Esperé como si el mar pudiera tomar la decisión por mí.
Una segunda ola se aplastó sobre mis pies, orlada de blanca espuma, y el frío aferró mis tobillos con un dolor mortal.
Mi carne retrocedió, acobardada, ante tal muerte.
Cogí mi bolso y regresé andando sobre las frías piedras hasta donde mis zapatos continuaban su vigilia en la luz violeta.
( … )
Para la persona encerrada en la campana de cristal, vacía y detenida como un bebé muerto, el mundo mismo es la pesadilla.
Sylvia Plath – La campana de cristal
Otros libros relacionados:
Cartas a mi madre – Sylvia Plath
Poesía completa 1956-1963 – Sylvia Plath (edición bilingüe español-inglés)
The journals of Sylvia Plath 1950-1962 – Sylvia Plath (versión original en inglés)
El invierno de Sylvia – Kate Moses
Cartas de cumpleaños – Ted Hughes (edición bilingüe: inglés/castellano)

 

ENTREGA A DOMICILIO (OPCIONAL – CAP. FED.) $50.

Contacto: juanpablolief@hotmail.com

Anuncios

Acerca de libroskalish

Libros difíciles de encontrar a buen precio.
Esta entrada fue publicada en Sylvia Plath. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a La campana de cristal – Sylvia Plath

  1. Pingback: Personajes desespearados – Paula Fox | Libros Kalish - Librería online

  2. Pingback: Diario de un ama de casa desquiciada – Sue Kaufman | Libros Kalish – Librería online

  3. Pingback: Secretos a voces – Alice Munro | Libros Kalish – Librería online

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s