Cartas a la hija – Madame de Sévigné

Cartas a la hija – Madame de Sévigné Marcel Proust Virginia Woolf

Estado: nuevo.

Editorial: El Aleph.

Precio: $150.

Madame de Sévigné, famosa escritora francesa, que en vida no fue famosa ni se consideró escritora, ha dejado miles de cartas que han sido leídas y celebradas por miles y miles de lectores, generación tras generación.
Esta edición se centra en la correspondencia que mantuvo con su hija, por quien sentía un amor que ella misma reconocía como extraordinario y que muchos no han dudado en tildar de anormal. Mezclados con las noticias de la corte, en estas cartas se encuentran todos los tópicos de la lírica amorosa: el dolor provocado por la ausencia, que llega a convertirse en malestar físico; la obsesión, que nos hace ver el vestigio del ser amado en cualquier lugar o cosa; el apego a ese amor, que confiere a la vida una intensidad que los menos apasionados desconocen; la celebración de la belleza del objeto de amor, o los celos y las sospechas.
Françoise-Marguerite, la hija de Madame Sévigné, es un ser en fuga constante, la amada que huye de un sentimiento tan absorbente que puede aniquilarla, porque su madre, que la adora y se siente incapaz de llegar a conocerla, vive obsesionada por la posibilidad de no ser correspondida.
La marquesa morirá reconciliada con su hija, convencida del amor que ésta le profesa e inmensamente feliz. Desde la reconciliación hasta su muerte mediaron veinticinco años, miles de cartas y uno de los itinerarios espirituales y literarios más intensos y únicos que nos ha dejado la historia.
Esa gran dama, esa robusta y fecunda escritora de cartas que, en nuestra época, habría sido sin duda una novelista y una de las más grandes, ocupa más lugar en la conciencia viva de los lectores de hoy que cualquier otro personaje de su remota época.  Virginia Woolf
A medida que leía, sentía aumentar mi admiración por Madame de Sévigné.  Marcel Proust
Marie de Rabutin-Chantal, marquesa de Sévigné (París; 5 de febrero de 1626 – Grignan; 17 de abril de 1696); escritora francesa.
Hija de un gentilhombre borgoñés y descendiente de una familia de financieros, quedó huérfana en su niñez. Juana Francisca Frémyot de Chantal cofundadora junto con Francisco de Sales de la Orden de la Visitación, la confió a su familia materna que le facilitó una buena educación. A los dieciocho años, el 4 de agosto de 1644 se casó con Henri de Sévigné. Tuvieron dos hijos: François-Marguerite, futura condesa de Grignan (nacida el 10 de octubre de 1646); Charles (nacido el 12 de marzo de 1648).
El 4 de febrero de 1651, Henri de Sévigné se batió en duelo con el caballero de Albret a causa de su amante Mme. de Gondran. Henri de Sévigné murió al día siguiente. Madame de Sévigné pudo, de este modo, hacer y llevar la vida que ella quería. Frecuentó los salones, en especial el de Fouquet, queriendo experimentar “todos los placeres” como escribiría su primo Bussy-Rabutin. En 1657 Madeleine de Scudéry escribió su obra Clélie en la que, con el nombre de Clarinte, aparecía representada la marquesa de Sévigné. Ésta pasaba temporadas en su residencia de París alternándolas con estancias en su casa bretona de Vitré, en el castillo de Rochers-Sévigné que había heredado de su marido.
El 27 de enero de 1669, su hija se casó con François de Grignan, descendiente de una importante familia de Provenza; en noviembre, François fue nombrado lugarteniente general en Provenza, cargo que le obligaba a residir en esta provincia. El alejamiento de su hija, a la que amaba profundamente fue, para la marquesa de Sévigné, la peor prueba de su vida. El 6 de febrero de 1671, Madame de Sévigné envió, por primera vez, una carta a su hija. Este fue el comienzo de una larga correspondencia que duró hasta su muerte ocurrida en 1696. Madame de Sévigné fue enterrada en el panteón familiar.
En 1793, unos revolucionarios que buscaban plomo para sus armas, abrieron su ataúd. Su cráneo fue abierto para que lo analizara un especialista de la época. Una duda quedó pendiente acerca de la veracidad de esta historia, y la presencia de sus restos en el ataúd. Duda que fue disipada cuando se realizaron los trabajos de restauración de la colegiata de Grignan en mayo de 2005, la apertura del ataúd permitió encontrar el cráneo sin ningún desperfecto.
Las cartas de Madame de Sévigné fueron editadas, clandestinamente, en 1725, la edición contenía 28 cartas o extractos de las mismas. En 1726 se editaron otras dos recopilaciones; Pauline de Simiane, nieta de la interesada, decidió entonces publicar oficialmente las cartas de su abuela. Confió este cometido a un editor de Aix-en-Provence, Denis Marius Perrin. Fueron publicadas 614 cartas en 1734-1737, y después se publicaron 722 cartas en 1754. Las cartas fueron seleccionadas siguiendo las instrucciones dadas por Mme. de Simiane: se eliminaron las que afectaban muy de cerca a la familia, o aquellas cuyo nivel literario no parecía adecuado. Las cartas restantes fueron objeto de distintas correcciones siguiendo el gusto de la época.
La cuestión de su autenticidad queda, por tanto, en entredicho. De las 1120 cartas conocidas, sólo un 15% son autógrafas y fueron destruidas después de su publicación. Sin embargo, en 1873, un lote de copias manuscritas, fueron encontradas en la tienda de un anticuario. Son, aproximadamente, la mitad de las cartas dirigidas a su hija.
Otros libros relacionados:
Correspondencia – Albert Einstein & Michele Besso
Correspondencia – Sigmund Freud & Carl Gustav Jung
Cartas a sus amigos. Correspondencia: 1009-1987 – Marguerite Yourcenar
Un placer fugaz. Correspondencia – Truman Capote
Nosotros los hombres ignorantes que hacemos la guerra. Correspondencia entre Francisco Villa y Emiliano Zapata – Armando Ruiz Aguilar (compilador)
Correspondencia reunida. 1918-1962 – William Faulkner
Correspondencia con su madre 1887-1905 – Marcel Proust
Correspondencia – Federico Chopin
The Letters of Virginia Woolf. Volume Two 1912-1922 – Virginia Woolf
Van Gogh: el suicidio de la sociead / Para acabar de una vez con el juicio de Dios / El teatro de la crueldad / Cartas – Antonin Artaud
Oscar Wilde. Una vida en cartas – Merlin Holland (editor)
Cartas, encuentros, recuerdos – Ludwig Wittgenstein / Paul Engelmann
Cartas satíricas y amorosas completas – Cyrano de Bergerac
Cartas de África – Isak Dinesen
Cartas de amor ambiguo – Allen Ginsberg y Neal Cassady
Cartas de la cárcel. 1945-1947 – Louis-Ferdinand Céline
Cartas a mi madre – Sylvia Plath
Obras Completas. Tomo II: Carta a mi padre/Los ocho cuadernos en octavo/Cartas a Milena/Diarios 1910-1923 – Franz Kafka
Cuando Lugones conoció el amor. Cartas y poemas inéditos a su amada – María Inés Cárdenas de Monner Sans

 

ENTREGA LibrosKalish A DOMICILIO (OPCIONAL – CAP. FED.) $50.

Contacto: juanpablolief@hotmail.com

Anuncios

Acerca de libroskalish

Libros difíciles de encontrar a buen precio.
Esta entrada fue publicada en Madame de Sévigné, Marcel Proust, Virginia Woolf. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Cartas a la hija – Madame de Sévigné

  1. Pingback: Borges – Adolfo Bioy Casares | Libros Kalish – Librería online

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s