La ciudad de los cazadores tímidos – Tom Spanbauer

La ciudad de los cazadores tímidos – Tom Spanbauer

Estado: usado.

Editorial: Poliedro.

Precio: $700.

“Junto a la cabina telefónica de san Judas, cuando todo lo demás ha fallado, pringado hasta el cuello, en un mundo de dolor, cuando he matado a un poli, mi mal aliento en una línea averiada de NY&TT es lo único que queda.” Nueva York, años 80. Ronald Reagan y la cocaína te hacen creer que eres el centro del mundo. William Parker llega desde un pueblo de vaqueros a Manhattan para descubrir la voluntad del cielo.
Un prestidigitador, una idiota iluminada, un indio de pacotilla, un afromericano super encantador, se cruzan en el camino de su busca infructuosa de Charlie 2Lunas.
La novela de una iniciación en tiempos del monstruo. La epidemia asola la ciudad de la piel de dragón. La última llamada, desde el teléfono roto, es siempre una llamada a Dios. Exista o no.
Tom Spanbauer: escritor estadounidense, nacido en Pocatello, Idaho en 1946.
Criado en una familia católica de granjeros de origen alemán, inició sus estudios en la Universidad de Idaho y los continuaría años más tarde en la Universidad de Columbia (Nueva York). Antes de trasladarse a la costa Este, paso tres años en Kenia. En Nueva York se casó, se divorció, y sobrevivió como pudo con pequeños trabajos que compaginó con la escritura de su primera novela, poco conocida, Lugares remotos. Con la segunda, El hombre que se enamoró de la Luna, consiguió renombre internacional.
Tras este éxito se instaló en Portland, Oregón, donde imparte clases de literatura y sigue escribiendo. Su tercera novela fue La ciudad de los cazadores tímidos, que recoge probablemente instantes de su propia experiencia como inmigrante del lejano oeste en la Gran Manzana. En 2006 publicó Ahora es el momento, que gira en torno a la huida de un adolescente de finales de los años 60 desde su ciudad natal, llamada Pocatello, como la del autor, hacia California en busca de una existencia distinta.
Spanbauer ha definido su aproximación a la literatura como escritura peligrosa (dangerous writing en inglés) y la enseña en su propio taller de escritura de Portland, bautizada con el mismo nombre. El escritor más famoso surgido de ella es Chuck Palahniuk y en parte está basada en la filosofía minimalista de Gordon Lish, quien a su vez fue maestro de Spanbauer.
La escritura peligrosa usa ciertas técnicas literarias que enfatizan el minimalismo, y su nombre hace alusión al hecho de escribir sobre temas que causan miedo o vergüenza en el escritor, con el objetivo de explorarlos y expresarlos de la manera más sincera posible. Por este motivo, la mayor parte de las obras que siguen esta técnica están narradas en primera persona y tratan sobre determindados temas como los tabúes culturales.
Aparentemente puede no parecer algo peligroso o atrevido, pero lo es. Cuando las palabras que uno cree verdaderas sobre sí mismo finalmente se escriben, consiguen un poder que ya no controla exclusivamente el escritor. Estas palabras dejan ver a todo el que las lee el corazón desnudo del escritor, se convierten en entidades separadas, un documento inacabado sobre quién las escribe.
En el ensayo No perseguir a Amy (She Breaks your Heart), Chuck Palahniuk explica las técnicas de la escritura peligrosa analizando para ello el cuento corto The Harvest escrito por Amy Hempel, el mejor ejemplo de escritura minimalista según Palahniuk.
Las reglas fundamentales de la escritura peligrosa son cuatro:
– Los caballos: Si realizas un viaje en caravana, siempre utilizarás los mismos caballos. Con esta metáfora Spanbauer se refiere a utilizar ideas repetidas durante la narración para que todos los personajes y situaciones hagan referencia al tema central de la misma, como una sinfonía que va creciendo y nunca pierde su línea melódica original.
– Lengua quemada: Escribir ciertos pasajes de una forma incorrecta, retorciéndolos con el objeto de que el lector vaya más despacio y preste más atención, o tenga que volver atrás en el libro para aclararlas y enfrentarse al concepto que se quiere transmitir. Un ejemplo se puede encontrar en la primera frase de La ciudad de los corazones tímidos: Las cosas empiezan donde no sabes y terminan donde sabes.
– Registro de ángel: No juzgar a los personajes ni definirlos burdamente con términos abstractos. No describir algo como terrible, alegre o simpático, sino dejar que el lector saque sus propias conclusiones basándose en los hechos y las apariencias.
– Ir al cuerpo: Una historia debe ser una sucesión de momentos vividos con todo detalle, describiendo las sensaciones para que parezca que se puedan tocar, para que sean casi físicas. Un ejemplo de esto se puede encontrar en El hombre que se enamoró de la luna, cuando su protagonista dice: Plantado en medio del río, tus pies y tus piernas aullarían de dolor, la sangre te subiría tan rápido como pudiera subir la sangre, poniendo tanta distancia entre ella y el río como la sangre pudiera poner.
Write Now: Tom Spanbauer at PNCA 
In celebration of the launch of its new BFA in Writing program, PNCA is pleased to welcome three acclaimed Portland writers – Lidia Yuknavitch, Tom Spanbauer, and Chuck Palahniuk – for an evening of words and on words.
This video contains a full recording of Tom Spanbauer’s reading at PNCA as well as audience Q&A’s.
Write Now celebrates the launch of PNCA’s BFA in Writing program, chaired by PNCA faculty member Monica Drake. Palahnuik will lead a discussion of what it means to be a writer now, to pursue the writing life, and to try to make a living and to always make art with words. Lidia Yuknavitch and Tom Spanbaeur will read from their books.
Tom Spanbauer, founder of the Dangerous Writers workshop and author of The Man Who Fell in Love With The Moon and other novels will read from his works as will Lidia Yuknavitch, editor of Chiasmus Press and author of Dora: A Head Case and The Chronology of Water: a memoir. Chuck Palahniuk, best known for his breakout novel, Fight Club, will lead a discussion
“Writing is an art, a method, and a way of life,” says Monica Drake, Writing Department Chair. “To study writing is to bring shape and rigor to the very act of thinking and self expression. As we wrestle with words, we learn to tell our stories, and find enriched meaning in the world.” The event highlights the broad community of writers that enlivens Portland’s literary landscape, a community in which, right out of the gate, PNCA’s BFA in Writing program has worked to embed itself.

http://vimeo.com/77079536

El lugar común del horizonte
Rodrigo Fresán
No es lo mismo un cliché que un lugar común. Mientras que lo primero es un ligero guiño, lo segundo es algo que necesitó años de perfecto añejamiento para ser reconocido como tal. Y uno de los mejores, perfectamente aromáticos y más curtidos lugares comunes dentro de las letras norteamericanas son las ficciones del outsider. Ahí se apuntan firmas y estilos aparentemente irreconciliables como los de Twain, Bukowski, Wolfe, Miller, Baldwin, Selby, Kerouac, Ellroy, JT Leroy y Johnson, pero que comulgan en un mismo tema: la odisea de un más o menos tierno o duro recién llegado a una ciudad con dentadura afilada.
Tom Spanbauer y su héroe William Parker no dudan en apuntarse a esta juerga ritual y ancestral desde el mismo inicio: ‘Las cosas empiezan donde no sabes y terminan donde sabes. Cuando sabes es cuando preguntas, ¿cómo empezó esto? La Ciénaga de los Lobos. Así empezó esta historia. Cuando crucé el río East para meterme en el misterio, esta ciudad, la ciudad del jódete. La Ciénaga de los Lobos. O, como a lo mejor sabes, Manhattan’. Y agregan: ‘Como todas las historias, es un misterio’.
El misterio que marca a la esperada tercera obra de Tom Spanbauer -luego de la contenida nouvelle titulada Lugares remotos y de la ya legendaria y ‘de culto’ El hombre que se enamoró de la luna- es un misterio antiguo como el mundo o, por lo menos, como la literatura. Es el Misterio de la Iniciación. Así William Parker, 32 años, inseguro de su sexualidad, impotente y tartamudo, viaja desde Jackson Hole, Wyoming, y llega a la Nueva York de los primeros ochenta en busca de su primer amor y hermano de sangre, Charlie 2Lunas, para acabar encontrándose con todo un picaresco reparto de personajes malditos y listos para ser arrasados por el huracán del sida sin que por eso nadie se atreva a dejar de danzar por un segundo. Y eso es más o menos todo y -como suele ocurrir en películas como 8 1/2, My Own Private Idaho y Mullholand Drive- es toda una visión del mundo a partir de rostros, satoris, detalles, flash-backs, viñetas, epifanías, frases, sketches, alucinaciones y paisajes aparentemente desordenados que poco a poco van revelando una sólida estructura interna en la que -otra vez- un forastero llega a la ciudad, se enamora, su amor muere, y ese forastero decide seguir viviendo en su memoria. La misma vieja historia revisitada con un talento que nos hace pensar que estamos disfrutando de un legítimo clásico modernista antes que de la última y efímera variación post. El mensaje de Spanbauer -la lección que aprende William Parker- es simple y dura: al final no somos otra cosa que las historias que contamos sobre nosotros mismos. Entonces Parker -y Spanbauer- deciden que lo que mejor les va es la épica caleidoscópica donde sólo queda ‘matar al monstruo y salvar a la doncella’. De ahí esta novela.
La lectura de La ciudad de los cazadores tímidos producirá en lectores poco aventureros la incomodidad de ver a alguien paseándose por la cuerda floja a gran altura y sin red. Esos que cierran los ojos a la hazaña y suelen pronunciarse adjetivos consoladores como ‘experimental’, ‘arriesgada’ y ‘excesiva’. No son ésos los destinatarios que busca y necesita esta novela sin guiones de diálogo -pero con conversaciones inolvidables-, sino aquellos que se atrevan a disfrutar de ese gozo al que sólo se accede cuando la entrega es absoluta y el vértigo enseguida muta a equilibrio perfecto. Es ahí cuando las pupilas no pueden dejar la página sin importar la profundidad del abismo; porque no hay nada más profundo que una historia digna de ser contada, una historia que no puede montarse de otra manera o con otros modales que los que ha sabido enseñarles ese jinete que es su dueño y escritor.
Bob Dylan -otro forajido norteamericano que un día dejó su ovina Duluth para también llegar a ‘la Ciénaga de los Lobos’, a ‘la ciudad del jódete’- advierte en una de sus canciones que ‘para vivir fuera de la ley tienes que ser honesto’. Ésa -por suerte para nosotros- es la canción que cantan Tom Spanbauer y William Parker desde la primera hasta la última línea de La ciudad de los cazadores tímidos cuando se alejan hacia el lugar común del horizonte, como cowboys de medianoche, cabalgando sobre el más puro y blanco y sano de todos los caballos.
Vida de este virus
HAY ALGO paradójicamente terrible y afortunado en el hecho de que la literatura gay -hasta entonces preocupada por cuestiones como el salir o no del armario- se haya visto fortalecida con la llegada de una enfermedad mortal. De golpe, el dilema no estaba en seguir escondiéndose o no, sino, simplemente, en seguir vivo y que la enfermedad no te encontrara. Diversos autores abordaron los días y noches de la peste con ópticas muy diferentes pero, siempre, consiguiendo novelas poderosas. Así fueron el intimismo de David Leavitt, la crónica de Edmund White, el lirismo de Michael Cunningham, el vaudeville de Allan Gurganus, la melancolía de Peter Cameron y el gótico-freak de James Purdy a quien el autor de La ciudad de los cazadores furtivos -comenzada antes que El hombre que se enamoró de la luna- tanto le debe. Tom Spanbauer (Idaho, 1946) demoró diez años en escribir esta novela que combina todas las variantes anteriores y donde el sida es descrito como ‘un dragón agazapado’ amenazando desde el corazón de un libro que no se conforma con ser nada más que un registro de bajas. No hace mucho Spanbauer explicó el porqué de la demora en una entrevista con el escritor JT Leroy, uno de sus alumnos en un taller al que también asistió Chuck Palahniuk: ‘Me diagnosticaron sida. VIH positivo. Entré en el hospital el 1 de diciembre de 1996 y demoré siete meses en volver a escribir una palabra. No tenía fuerzas, pero sentí que debía continuar con la novela. Se lo debía a mis muertos. El libro abarca desde 1983 hasta 1988. Antes de que llegaran las drogas más o menos milagrosas. Yo viví para contarlo, y entonces me juré no morirme hasta que lo contara. Ya lo hice y ahora descubro que no he muerto. Y que no tengo la energía como para empezar otro libro. En realidad tengo unas cuantas páginas. Es un proyecto muy ambicioso en el que quiero crear todo un universo y un nuevo lenguaje para narrarlo. Ojalá me quede energía. Y esperanza. Tuve que buscar mucho para encontrar algo de esperanza en La ciudad de los corazones tímidos. Espero que esa esperanza se note y que le sirva a alguien’.
Otros libros relacionados disponibles en LibrosKalish:
El tiempo de nuestras canciones – Richard Powers
País de sombras – Peter Matthiessen
Todo está iluminado – Jonathan Safran Foer
Árbol de humo – Denis Johnson
El Día de la Independencia – Richard Ford
La escoba del sistema – David Foster Wallace
Cuerpo – Harry Crews
El Cadillac de Big Bopper – Jim Dodge
Furias – Fernanda Eberstadt
América – James Ellroy
Monstruos invisibles – Chuck Palahniuk
El diablo a todas horas – Donald Ray Pollock
Retratos de Will – Ann Beattie
El evangelio de la anarquía – Justin Taylor
Amor malo y feroz – Larry Brown
En la frontera – Cormac McCarthy
Dr. Bloodmoney o cómo nos las apañamos después de la bomba – Philip K. Dick
La casa de hojas – Mark Z. Danielewski
It (Eso) – Stephen King
Su pasatiempo favorito – William Gaddis
El teatro de Sabbath – Philip Roth
 Jernigan – David Gates

 

ENTREGA LibrosKalish A DOMICILIO (OPCIONAL – CAP. FED.) $50.

Contacto: juanpablolief@hotmail.com

Anuncios

Acerca de libroskalish

Libros difíciles de encontrar a buen precio.
Esta entrada fue publicada en Tom Spanbauer. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s