Confesiones de un librero de mierda

Confesiones de un librero de mierda Juan Pablo Liefeld Christian Ferrer Ezequiel Martinez Estrada Borges

Alan Pauls y La Patota de Las Bombachas de Elástico Vencido (1)
Episodio 2

 

¿Qué podemos hacer nosotros, prole de un Innombrable? Podemos hacer política: es decir, podemos destruir.
Sujetos impresentables, Christian Ferrer

 

Palermo.
Esquina de Charcas y Vidt.
Borges (2), Cheever y Carver parados en la vereda frente a las mesas de la confitería La Pharmacie miran paranoicos para todos lados, sin poder disimular la angustia.
Es que desde que El Muñequito Liefeld Puteador cometió el error de hablar de la sonrisa de Alan Pauls La Patota de Las Bombachas de Elastico Vencido a pueto precio a su cabeza y a quienes insistan en querer seguir siendo sus amigos.
Ringo, que esta parado un poco más allá de Borges, Cheever y Carver, cuando persive que los mozos estan distraidos les hace una seña a sus amigos y los cinco se mandan a los pedos escaleras abajo, al subsuelo de La Pharmacie, se meten en el baño y traban la puerta con sus cuerpos para que no pueda entrar nadie.
Ringo, que sabe que tiene los minutos contados, que es cuestion de segundos para que los mozos los vengan a hechar a patadas, improvisa una rapida presentación.
¡Leadis an shentelman, sean bienvenidos a otra función de El Muñequito Liefeld Puteador desde la clandestinidad de las calles y baños de Buenos Aires!
Borges saca su aifon y busca musica.
Ringo le grita:
¡Dame Power, cambiame la música!
Borges obedece poniendo un enganchado de canciones John Lee Hoocker.
Y del inodoro del baño de la confiteria La Pharmacie resurge entre meos y soretes como Cristo después de la crucifixión vuelve de la muerte para ofrecernos su amor El Muñequito Liefeld Puteador.

 

Así, no, Alan, te lo digo en el limpio y cristalino español de Moría Casán.
Así, no.
O si queres, te lo digo con el español un poco más confuso e incoerente de Beatriz Sarlo.
Conmigo, no, Barone.
Lograste que me vuelva un paria. Que tenga que vivir en la calle cartoneando con Borges y Ringo. Y obligastes a que mis amigos Cheever y Carver también tuvieran que pasar a la clandestinidad por no renunciar a mi amistad.
Ok.
La Patota de Las Bombachas de Elástico Vencido, ya estuvieron una docena de veces a punto de asesinarme.
Y acá estoy, haciendote pito catalan.
Esas Bombachas sádicas no me dan respiro.
Me obligan como a Pancho Villa a nunca despertar en el mismo lugar donde me acuesto a dormir.
Cuando luego de todo un día de cartonear con Borges, Ringo, Cheever y Carver desensillamos en la puerta de un banco o el portal de un edificio a tomarnos un fernecito-cola Fernando y dormir el sueño de los justos, yo siempre amanezco a un kilometro, en otro portal o entrada de edificio, de donde armamos el campamento con mis amigos.
Bien.
Pero lo de ayer fue demasiado, Alan.
Así, no.
Conmigo, no.
Alan.
Como lo perdí todo.
En mis recorridos por la ciudad profugo de la pena de muerte que dictaminaste  vos y La Patota de las Bombachas de Elástico Vencido, me veo obligado a ir a cibers cuando quiero chequear mis mails.
Y ayer en un parate del laburo del negocio de la basura under y la paranoía de saberse uno todo el tiempo con sicarios que te pisan los talones dejandote sin aliento, habro mi casilla de correo y leo este mail:

 

¿Qué tienen sus ojos claros?
Hola cariño mío. Te mando este e-mail para prevenirte de algunos acontecimientos que me preocupan. ¿Te has hecho alguna tirada de cartas en las últimas semanas? Es que te salen unas cosas que me gustaría hablar contigo.
La carta del Diablo me habla de la relación que tienes con una persona de “ojos claros”. Es alguien muy cercano… pero como no conozco tu entorno no puedo decirte. Puede ser tu pareja, tu hijo, algún familiar muy cercano. Pero es alguien de vital importancia para ti, porque si no, no saldría tan marcado en tu tirada.
¿Qué significa la Carta del Diablo? Pues es muy claro… Esta carta significa que te están escondiendo algo MUY IMPORTANTE. Algo que te puede perjudicarte en muchos sentidos. Incluso en muchas ocasiones es algo que nosotros mismos no queremos ver… Por ponerte un ejemplo puede ser una infidelidad muy evidente, una traición, algo que tenga que ver con una gran cantidad de dinero que te están robando como una herencia o cosas así, incluso tema drogas…
¿Quién es esa persona de los ojos claros? ¿Hay varias en tu vida y no sabes quién es? ¿Cómo te va a traicionar? ¿Qué esconde? ¿Cómo te puede perjudicar?
Para todo eso necesitas una tirada en directo más extensa y personal. Por eso te recomiendo que hagas una esta misma semana. Acude a cualquier vidente.
Eso es todo, si tienes interés en que te la haga yo personalmente ya que conozco tu caso y en 5 minutitos te concreto todo. ¿Vale cielo?
Mi teléfono es 806405990 o 964800000
Malena Marin  / Coaching y Tarot personalizado.
P.D: No dudes en llamarme esta misma tarde o mañana. Recuerda que no cobro ninguna tarifa, tan solo se paga el precio de la llamada. Coste de la Llamada: 0,02e/s desde fijo y 0,026e/s desde movil.

 

Cuando leí este mail no dude un instante y la llame a Malena.
Obviamente ella podía ayudarme y si una coaching y tarotista no podía ayudarme a salir de esta pesadilla, entonces quién.
Así que la llame y concerte una cita inmediatamente.
Me cito en una casona de Palermo.
Allá fuimos Borges, Ringo, Cheever y Carver.
Ringo, me advirtió que algo en todo este estofado olía mal.
Pero no quise escucharlo.
En el desierto los espejismos suelen adquirir la solidez de una piramide egipcia.
Mis cuatro secuaces se quedaron en la esquina y Ringo me advirtió que si no salía en media hora entraba a los tiros a buscarme.
Lo tranquilice y le dije que esta mujer claramente había leido en las cartas mi destino y buscaba ayudarme de corazón.
Sos un pelotudo, me respondio Ringo y se fue a mear a un arbolito.
Toqué timbre y la tarotista Malena me abrío.
Era una cuarentona, un poco excedida en peso, con un vestido de bambula y muchos aros y collares.
Me hizo pasar a un cuarto y nos sentamos en una mesa frente a un mazo de cartas.
Me pidio que las mezclara.
Lo hice.
Me pidio que dividiera el mazo en dos.
Lo hice.
Me pidio que eligiera una carta y se la diera.
Elegi una y cuando estaba dándosela senti un terrible golpe en la cabeza que me hizo caer de costado al piso.
En un segundo el cuarto se lleno de Bombachas de Elástico Vencido y comenzaron a lincharme.
Entonces entro Ringo derribando la puerta de calle con una escopeta recortada y una nueve milímetros.
De un escopetazo barrio a tres Bombachas de Elástico Vencido.
Con la 9 Mm bajo a otras cinco Bombachas.
Y con ocho cadáveres en el cuarto Ringo logró hacerce del control de la situación.
Sin dejar de apuntar con las armas a Las Bombachas les ordeno a Borges, Cheever y Carver que me levantaran del piso y me sacaran de la casona.
Luego me pusieron en el changuito de supermercado que usamos para juntar los cartones y desaparecimos por las calles de Buenos Aires.
Como vez Alan, esta vez estuviste cerca.
Pero la pena de muerte que pesa sobre mi carne no ha logrado el cometido que buscabas.
Que calle y muera.
Conmigo, no, Alan.
Así, no.

 

Los mozos de la confiteria La Pharmacie golpean la puerta furiosamente exigiendo que los que estan dentro salgan inmediatamente y amenazan con que ya han llamado a la policía.
Ringo, rapidamente, aprieta el botón del baño y El Muñequito Liefeld Puteador desaparece en un remolino de agua meo y cagadas con la descarga del depósito hacia las profundidades de la mierda humana.
Y Ringo le grita a Borges:
¡Dame Power, cambiame la musica!
Y  mientras Borges busca en su aifon otra música los mozos de La Pharmacie logran entrar al baño y sacarlos del forro del culo a Ringo, Borges, Cheever y Carver y ponerlos en la vereda frente a la mirada de los clientes que miran espantados la escena.
En la esquina aparece un patrullero y los cuatro amigos salen corriendo.
Uyendo una vez más de la ley como Pancho Villa tantas veces tuvo que uir del ejercito y se pierden por las calles de Buenos Aires donde el espanto es una moneda de curso legal que desconoce las reglas de la devaluación y los mecanismos siniestros de la inflación.
Notas
(1) El primer episodio de esta historia se cuenta en esta entrada de las Confesiones:
Confesiones de un librero de mierda
(2) El origen de esta historia  se narra en Borges y Bioy (o las desdichas de dos perros sarnosos) y se puede leer aquí:
 Confesiones de un librero de mierda

 

Columnas anteriores de Confesiones de un librero de mierda entrado en este Link:
zzz—Confesiones de un librero de mierda—zzz

 

ENTREGA LibrosKalish A DOMICILIO (OPCIONAL – CAP. FED.) $50.

Contacto: juanpablolief@hotmail.com

Anuncios

Acerca de libroskalish

Libros difíciles de encontrar a buen precio.
Esta entrada fue publicada en zzz---Confesiones de un librero de mierda---zzz. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Confesiones de un librero de mierda

  1. Pingback: Confesiones de un librero de mierda | Libros Kalish – Librería online

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s