Nora Joyce – Brenda Maddox

Nora Joyce - Brenda Maddox Jorge Luis Borges Johnny Allon
Para este collage se uso a: Eva Perón, Jorge Luis Borges, Johnny Allon y un falso Hombre Araña venido de la selva Paraguaya.

Estado: impecable.

Editorial: Plaza & Janes.

Precio: $850.

El amor con todas las letras
 Francisco Peregil
El 10 de junio de 1904 un James Joyce de 22 años, delgado, ojos miopes azul claro, vio por la calle a una muchacha alta, pelirroja, de ojos azul oscuro, y le tiró los galgos. Joyce estaba considerado ya una firme promesa en el mundo de las letras, y hasta él mismo no se esforzaba en bajar su voz de tenor cuando afirmaba que iba a ser el mejor de todos los escritores irlandeses, el hombre que cambiaría para siempre la historia de la literatura en su país. Estaba convencido de que era un genio. La mujer a quien abordó trabajaba de asistenta en un hotel. Se llamaba Nora Barnacle. Tenía 20 años. Había ido a la escuela en un convento de monjas sólo desde los 5 hasta los 12 años, y había repetido dos veces el cuarto curso. El le pidió salir una noche y ella prometió que acudiría. Pero faltó a la cita. El le escribió una breve carta en la que le insistía en salir. Y esta vez ella aceptó. Fueron más allá del puerto y los muelles, a una zona desierta y… “para grata sorpresa de Joyce, Nora le desabrochó los pantalones, introdujo en ellos la mano, le apartó la camisa y, procediendo con cierta pericia (según él mismo precisaría más adelante), hizo de él un hombre”.
Los dos habían tenido padres borrachos, los dos se habían quedado sin madre, los dos eran alegres, sardónicos y tenían la risa fácil. Cuatro meses después, Joyce le pidió que se fuera con él a Europa, que fuera su amante para toda la vida, que nunca pensara en casarse, porque él renegaba de la Iglesia, y ella lo dejó todo por él. Se marcharon de Dublín a Trieste, empezaron a hablar italiano en la intimidad, vivieron amancebados durante 27 años, se casaron por lo civil en 1931 y sólo los separó la muerte. Nora no vacilaba en decir “pija” en vez de “pene”, fumaba, no entendía ni leía apenas los escritos de Joyce, disfrutaba con los juegos sexuales y escatológicos que el novelista le proponía y supo conservar el humor junto a un hombre “cuyas obsesiones fueron fatales para muchas de sus amistades y, al parecer, incluso para sus hijos”.
El hombre que con más descaro se atrevió a navegar en el alma, en el subconsciente del ser humano, no iba a dejar que su Nora dejara de relatarle el más mínimo detalle sobre sus recuerdos, sus sueños, sus anhelos, sus frustraciones. El producto de todo eso, pasado por el tamiz de miles de horas de investigación, es el libro Nora, de Brenda Maddox (traducción de Roser Berdagué, Ediciones de Bolsillo, Barcelona, 2001, 776 páginas) que se publicó por primera vez en 1988 y se acaba de reeditar a raíz de la película del mismo título que se estrenó el año pasado en el Reino Unido, con Ewan McGregor y Susan Lynch en los personajes centrales.
Gracias al viejo vicio de guardar las cartas, los más recónditos detalles de la relación entre Joyce y Nora salen a la luz, su correspondencia furtiva, las llamadas “cartas sucias”, todo… o casi todo. A veces, el lector respetuoso de las intimidades ajenas se preguntará: ¿pero, qué hago yo leyendo este libro que deja en pañales a las bobadas de programas como “Gran Hermano”? Y el amante de la literatura contemporánea se dirá: ¿cómo no leí hasta ahora algo tan necesario para entender uno de los libros más complejos de la literatura contemporánea? Porque Nora es mucho más que una historia de amor.
“Sé y entiendo que si en el futuro tengo que escribir algo bello y noble, tan sólo lo haré prestando oídos a las puertas de tu corazón.” Hasta tal punto prestó oído Joyce al corazón de su amada que, tremendamente celoso como era, no dudó en pedirle a Nora que se acostara con otro hombre para saber qué cosa era eso del adulterio (“la imaginación es memoria”) y poder reflejarlo en el Ulises. Pero Nora no se dejaba manipular ni por Joyce ni por nadie. No era ni mucho menos la esposa del artista William Blake, a la que Joyce describió en una conferencia: “Como muchos hombres geniales, Blake no se sentía atraído por las mujeres cultasy refinadas. Prefería (si me permiten utilizar una expresión común en la jerga teatral) la mujer sencilla, de mentalidad imprecisa y sensual o, en su ilimitado egoísmo, aspiraba a que el espíritu de su amada fuera una lenta y dolorosa creación suya para así liberar y purificar ante sus ojos al demonio (según él lo llama) escondido en la nube. Cualquiera sea la verdad, el hecho es que la señora Blake no era ni muy bella ni muy inteligente. De hecho, era analfabeta, y al poeta le costó grandes esfuerzos enseñarle a leer y escribir. Hasta tal punto lo consiguió que al cabo de pocos años su esposa lo ayudaba en sus grabados, retocaba sus dibujos y cultivaba sus propias facultades imaginativas”.
Brenda Maddox opta por dividir su biografía de Nora en cuatro partes, que corresponden a otros cuatro personajes femeninos de Joyce: la Lily de Los muertos, la Bertha de Exilados, la Molly Bloom de Ulises y Anna Livia. Todos esos personajes tenían algo de Nora. El famoso monólogo de Molly Bloom (último capítulo de Ulises) está escrito sin puntuación y sin mayúsculas, tal como escribía la propia Nora, y da una imagen erótica muy cercana a las experiencias de la esposa de Joyce.
Otros libros relacionados del catálogo de Libros Kalish:
Borges – Adolfo Bioy Casares
Osvaldo Lamborghini, una biografía – Ricardo Strafacce
Virginia Woolf – Quentin Bell
Céline secreto – Lucette Destouches y Véronique Robert
En busca del Barón Corvo. Un esperimento biográfico – A. J. A. Symons
Así fueron las cosas. Biografía de Raymond Carver – Maryann Burk Carver
Personajes secundarios – Joyce Johnson
Mis rincones oscuros – James Ellroy
Leopold Sacher-Masoch – Bernard Michel
Historia de mi vida (2 Tomos) – Giacomo Casanova
Diarios. Notas y apéndices – Robert Musil
Ensayos y discursos – William Faulkner
Dashiell Hammett. Biografía – Diane Johnson
La vida de Raymond Chandler – Frank MacShane
Kafka – Max Brod
Calderón de la Barca. Su carrera cecular – Don W. Cruickshank
Realidad y fantasia en Balzac – Ezequiel Martínez Estrada
Vida y obra de Fernando Pessoa. Historia de una generación – João Gaspar Simões
Thomas Mann. La vida como obra de arte. Una biografía – Hermann Kurzke

ENTREGA LibrosKalish A DOMICILIO (OPCIONAL – CAP. FED.) $50.

Contacto: juanpablolief@hotmail.com

Acerca de libroskalish

Libros difíciles de encontrar a buen precio.
Esta entrada fue publicada en Brenda Maddox, James Joyce, Nora Joyce. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s