Mapa narcoprostibulario de Carrefour – Capítulo IV

Mapa narcoprostibulario de Carrefour. El precio más bajo garantizado de Once
Mapa narcoprostibulario de Carrefour
El precio más bajo garantizado de Once
IV
Mujeres reales

 

La única moneda verdadera en este mundo en quiebra es lo que compartimos con otra persona cuando estamos fuera de moda.
I Loved You More, Tom Spanbauer

 

Con la idea de continuar con el espíritu de la marca, en esta nueva campaña apostamos por las #MujeresReales, como vos, como nosotras. Una mujer que busca su identidad más allá de los modelos y las convenciones. Esa mujer que malabarea entre la cotidianeidad y sus sueños, sus metas y la eterna pregunta: hacia donde voy y qué es lo que quiero.
En esta nueva colección quisimos contarles la historia de 6 mujeres totalmente distintas, con historias de vida muy diversas entre sí. Así que las invitamos a divertirse y jugar a ser las protagonistas de nuestra historia, de nuestra temporada.
Al principio llegaron unas un poco más tímidas que otras pero a medida que se fueron adentrando en el mundo nuevo de un set fotográfico, empezaron a soltarse. La consigna era fácil: “Mostrate tal cual sos”. Y así sin más, estas 6 #MujeresReales se fueron soltando.
Para enterarte más sobre cómo fue el detrás de escena de nuestra campaña diseñada por el arte publicitario de LANDIA podes entrar a nuestro canal de YouTube. Mirá los videos y contanos qué te parecen!
De todas las #MujeresReales de la comunidad de ver® elegimos a Juan Pablo Liefeld y a Jorge Luis Borges y esto es lo que nos que nos mostraron tal cual son:

 

Juan Pablo Liefeld
Tengo 40 años.
Soy un maduro real.
Cuando era chico quería ser tenista como Gaby Sabatini.
Pero no pudo ser.
Cuando era chico quería ser rico como los multimillonarios de un programa que daban los sábados por la tarde en la tele y que nadie recuerda hoy y que creo daban por el 13.
Mi tío Juan me decía siempre que me consiguiera una vieja con guita.
Ese era el consejo del tío. Y aquel el sueño del sobrino.
Pero tampoco pudo ser.
Cuando era chico no pude aprobar un puto dictado.
Hoy siguen siendo un misterio las reglas ortográficas cuando me enfrento a la redacción de un texto.
Soy escritor.
Malo.
Pésimo.
¿Pero no hay malos futbolistas y malos políticos y malos docentes y pésimos amantes y un etcétera infinito?
Ok.
Soy escritor.
Pero me gano la vida como panelista en programas de la tele.
Sí.
Soy de esos que opinan con vehemencia de lo que sea.
Soy de esos que pueden ahorrar para comprar dólares gracias a decir lo que sea cuando el conductor del programa tira el tema del día.
Trabajo de panelista en la tele.
Soy el escritor, artista, intelectual que frente a la tragedia del día dice algo que parece decir algo y no digo una mierda más que las boludeses que se esperan de mi personaje.
Y mis compañeros me retrucan o yo a ellos y se arma el debate.
El debate: yo digo una pelotudez y otro me sale al cruce con otra pelotudez.
Pero es mejor que laburar de lo que labura la gente que todas las noches sigue las palabras de los panelistas y luego las repite.
Mataron a un pibe en José León Suárez o la presidenta dijo que volverá a usar calzas o que Tinelli se hizo los claritos o que el tomate aumento o que en tal encuesta se proyecta un descreimiento de la política o lo que sea.
Lo que sea. Lo nuestro es la historia universal.
Nos tiras un tema y te lo devuelvo.
Con contenido.
Obvio.
Con compromiso por la gente.
Obvio.
Siempre del lado de los buenos.
Obvio.
Siempre defendiendo el dialogo, el debate, la democracia. ¡Y la armonía universal!
Sí, obvio.
Pero que yo sea un panelista de programas de tele que vos ves para llenar tu vacío con mis palabras no me hace mas real que vos.
Vos y yo somos igual.
Somos la gente.
Yo voy al baño y me emborracho y me drogo y me mando cagadas como vos y hay días que llego a casa y no hay una mierda en la heladera para comer.
Sí.
Somos reales.
Vos y yo.
Reales como todo el mundo.
Hablamos boludeces y opinamos de todo sin saber de nada. La diferencia es que a mi me pagan por eso y a vos no.
Pero tu vida no es más estúpida y corrupta que la mía.
No.
Es tan absurda y cruel como la mía. Y la del hijo del vecino.
Bueno. Me alegra haberte abierto las puertas de mi corazón para que me conozcas. Para que descubras que detrás de ese panelista que nunca se queda sin palabras frente a la realidad hay un ser humano real.

 

Jorge Luis Borges
Hola.
Quizá me conozcan por ser el autor de libros tales como Ficciones o El Aleph. O más probablemente por la película porno A mí él supermercado me la pone dura donde junto al escritor y panelista de televisión Juan Pablo Liefeld interpretamos a una pareja de lesbianas que cumplen todas sus fantasías eróticas en un raid sexual por los supermercados Coto, Carrefour y Disco.
En fin.
Pero mi vida real pasa por la crianza de mis dos hijos de 5 y 8 años cuyo padre es un sorete que no aporta una mierda y que es mejor perderlo que encontrarlo. Por suerte aun tengo un cuerpo mas que deseable y puedo sacar buena guita laburando de puta en mi bulo de la calle Maipú.
Seguramente vos te preguntaras qué es lo que lo calienta a un escritor de mi talla con prestigio internacional como pornstar.
Te lo voy a contar, papi.
No es tu pija.
No es tu lechita.
Nada que ver.
Son los fichines del bingo.
Me vuelve loco, me calienta, me droga y si no fuera porque tengo dos chicos chiquitos que criar con un padre ausente me iría de gira una vez al mes una semana seguida de Bingo en Bingo.
Sí, vos, que más de una vez me viste a la mañana enchufado a un fichin del Bingo quemando guita como loco y te preguntaste: ¿ese, que esta ahí, es Borges?
Sí, pabote, soy yo.
Sí, papi, soy tan real como tu mamá que en cuanto cobra la jubilación quema todo en el Bingo después de dejar a sus nietos en la escuela.
Sí, soy tan real como vos, como cualquiera que sueña con que la muerte lo encuentre gritando bingo en la mesa de un bingo minutos antes de salir a la realidad y tener que afrontar la puta vida real de otro día sin sentido.

 

En los Links que siguen se pueden leer las columnas Mapa narcoprostibulario de Carrefour, Confesiones de un librero de mierda y Las Chicas de Letras se masturban así:
zzz—Confesiones de un librero de mierda—zzz
Las chicas de letras se masturban así. Obras Completas sin editar – Elsa Kalish
Mapa narcoprostibulario de Carrefour. El precio más bajo garantizado de Once

 

ENTREGA A DOMICILIO (OPCIONAL – CAP. FED.) $50.

Contacto: juanpablolief@hotmail.com

Acerca de libroskalish

Libros difíciles de encontrar a buen precio.
Esta entrada fue publicada en Mapa narcoprostibulario de Carrefour. El precio más bajo garantizado de Once. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s