Mapa narcoprostibulario de Carrefour – Capítulo VII

Mapa narcoprostibulario de Carrefour. El precio más bajo garantizado de Once
Mapa narcoprostibulario de Carrefour
El precio más bajo garantizado de Once
VII
Primero le pasó a Napoleón, después a Hitler y ahora me llego el turno a mí

 

-I-
Pomelos
(un cuento narcoprostibulario para chicos de 4 a 6 años)

 

Agarro el canuto de billetes de dos pesos que guardo en un frasco de miel.
Salgo a la calle.
Voy a comprar unos pomelos.
En la esquina me cruzo con una funcionaria cultural kirtchnerista.
Recién hago foco en ella cuando casi la tengo encima.
Ayer en esa misma esquina me cruce con su marido.
Creo que ella si me vio.
Su mirada estaba demasiado en tensión buscando hacer foco a la vez en el local del judío y la tetona que venden calzas y mi lado de la vereda.
En fin.
¿Harán gimnasia la funcionaria cultural K y su marido a la vuelta de casa?
Fui solo cuatro semanas a ese gimnasio.
La última vez que fui la escena me supero y abandone.
Yo estaba haciendo bicicleta y al fondo alguien que creí reconocer hacia aparatos.
Que me vean haciendo gimnasia siempre me parecio vergonzoso.
Así que fije la vista en la tele.
TN sin sonido y Radio Aspen por los altoparlantes.
Periodismo para infradotados y música para maricas.
Y pedaleé rezando que no fuera quien de un solo golpe de ojos creí reconocer.
El tipo termana su rutina y avanza por el pasillo.
Mi corazon se acelera.
¡¡¡Que no sea, que no sea!!!
Pedaleo como si estuviera con la bici por la calles de Chilavert y unos pibes chorros me corren detrás pistola en mano.
Pedaleo como si estuviera intentando salvar mi vida.
Y el tipo pasa delante de mí y se detiene.
La puta madre que los pario.
Nos saludamos.
El se limpia la traspiracion con una toallita que lleva en la misma mano que una botellita de agua y yo sigo pedaleando, ahora, con una balita del 22 en mi cuerpo buscando mi corazón.
Charlamos un minuto.
Es el autor de una gran novela argentina que le publicó María Moreno en el 2004.
Ok.
Voy a decirle a mi portero que es de Ramos Mejía que aberigue si hay funcionarios K haciendo gimnasia en el barrio.
Entro en la verduleria autocervicio.
Compro cuatro pomelos, cuatro naranjas y tres bananas.
Voy a la cola.
Delante de mi hay un viejo que le da a la chica de la caja un billete de diez y uno de cinco.
La chica le pregunta si tiene una moneda de un peso.
El viejo le responde que no.
El viejo se pone a contarle a cuento de nada que fue corresponsal de guerra en Malvinas. Y aclara, corresponsal de guerra para un diario.
Pero no dice que diario y yo me salgo de mi por preguntarle de qué diario.
Lleva unos anteojos de sol de los años 60 o 70.
Anteojos que en Bond Stret los boludos de Palermo, los conchetos de Caballito y los bohemios de Villa Crespo comprarian gustosos para salir a la calle con sus caras de pelotudos sintiendose gatos de alta gama.
Pero esos anteojos me hacen sospechar que lo que dice el viejo es verdad, que fue corresponsal de guerra mas alla de parecer un viejo pelotudo.
Ok.
La chica de la caja le da el cambio al viejo.
El viejo mira los dos billetes de dos pesos y le dice a la chica que no lo debe querer nada porque le ha dado billetes viejos.
El viejo toma su bolsita con fruta y se retira de la caja.
Se para en medio de la verduleria y lebanta los brazos.
¡Vote a Macri!
¡Macri, Macri!
Y sigue su marcha.
Cuando esta en la puerta vuelve a detenerse.
Vuelve a levantar los brazos y grita:
¡Hay que salvar a la República de Cristina que dice ser doctora!
Y la mañana va.
Como la vida va.
Y la muerte ahí, siempre ahí, esperándonos, con infinita paciencia
-II-
LAS COSAS
HERMOSAS
TAMBIEN SE MUEREN
SINO VEAN
LO VELLISIMO
Y LO VIVO
QUE ESTABA
CHARLY
EN ESTE VIDEO
Y SÍ
ASÍ DE PUTA
ES LA VIDA

-III-
BICISENDA
(un cuento narcoprostibulario para chicos de 4 a 6 años)

 

Estoy en el subte esperando que pase el tren del futuro.
Y sí, Charly tenía razón:
Todo el mundo en la ciudad es un suicida.
Ok
Entonces en esos televisores de mierda que todo el tiempo te están tirando mensajes pelotudos en la vía publica aparece Macri.
Y me habla, a mí, ¿a quién más sino?
Y me dice.
Y me cuenta:
Le preguntamos a la gente como la bicisenda y la bicicleta les cambió la vida y esto es lo que nos contaron.
– “Sebastián Hernaíz venía por una bicisenda a los palos porque llegaba tarde a su trabajo y mi mamá me justo estaba cruzando la calle y Sebastián por verle el culo a una mina se la llevo puesta y la mato.
Vos podrías pensar que yo lo odio a Sebastián por lo que hizo, pero no, no lo odio, es más, me hice su amigo, gracias a él me saque de encima a una vieja hija de puta que mi analista en veinte años de analisis no había logrado romper las mazmorras de crueldad y sadismo en las que me había encerrado esa vieja hija de puta que me parió.”
– “Mi ex novia y yo estabamos en la esquina de Pasteur y Mitre. Ella estaba montada a su bicicleta y yo a pata llendo a buscar puchos. Entonces la rete por ir por la vereda porque podía atropellar a un peaton. Y dos negros cabezas me miran y me dicen: tratala bien a la chica. Y yo como un pelotudo retruque: es mi novia. Y los negros cabeza que hicieron un curso rapido de violencia de genero por la tele me dijeron: tratala bien a la chica. Y yo como un pelotudo les respondi: pero… Y lo siguiente que recuerdo es estar en el hospital con cinco costillas rotas y la cara desfigurada.”
Mauricio vuelve a aparecer y me vuelve a hablar a mí y me dice:
Sigamos creyendo en nuestros sueños.
Y el tren del futuro hace veinte minutos que lo espero.
Y yo tengo ganas de llorar.

DSC02992

-IV-
los dias se suceden
la vida sigue su implacable logica
todo huele un poco a desolación y muerte
todo es demasiado triste y cruel
y las mañanas
son frías
y enquilombadas por los gatos
y la magia de repente
surge una vez mas
poderosa
unica
fugaz
lo que dura la lectura
ellroy
sigue vivo
ellroy
lo volvió a hacer
consiguió convertir
nuevamente
la mierda en arte

-V-
Sobre el dolor
(un cuento narcoprostibulario para chicos de 6 a 8 años)

 

I
SABLES Y MAZORCAS
Estoy esperando que pase un cliente para comprarme un seminario interdisciplinario que dirigió Kristeva sobre el texto psicótico.
Necesito que cumpla con su promesa de que va a pasar. Necesito ese dinero para ir corriendo a comprar las memorias de la muqui de Freud y poder pagarle mañana a mi analista.
Suena el timbre.
El cliente cumplió con su palabra.
Lebanto los brazos como si me hubiera hecho saltar la banca.
Son casi las ocho de la noche y tengo que estar en quince minutos en Caballito, a pocas cuadras de Puan.
Mando un mensaje de que estoy en camino pero demorado y agarro la campera y los veo a los gatos jugar y me quedo sin aire y los ojos se me ponen rojos.
Ok.
Respiro hondo, prendo un pucho y los agarro a los gatos que no entienden por que los estoy molestando y se quieren zafar. Los aprieto fuerte y Horacio González y René se miran entre ellos preguntandose qué le pasa a este pelotudo.
Ok, chicos, solo queria decirles que los quiero.
Chau.
Y salgo a la calle.
Tomo el subte y bajo en estación Puan.
Empiezo a caminar, voy a la calle Davalos, a la altura de Directorio al 1700.
Y si bien conozco la zona bien, jamás habia caminado por estas calles.
Y descrubro guita, que hay mucha guita ahí.
Muchas casas menemistas, muchos edificios de lujo nuevos (tambien con impronta menemista) y en la vereda perros cancheros y autos caros.
Veo la edificación menemista y Kirchnerista y me resulta igualmente fea.
Entonces me vienen a la cabeza las palabras de Lewis Mumford hablando que en la arquitectura moderna no solamente el probre vive en espacios horripilantes sino tambien el rico.
Ok.
Hace frio.
Y el dolor no deja de hundirse en la carne.
Pero no tengo que ceder, tengo que poder encajar el dolor, escucharlo, vivir con él.
Taparlo con pastillas psiquiatritas es cosa de maricas o pelotudos.
Si es muy fuerte drogas y alcohol, pero nada de pasta farmacologicas nivelar nada.
Ernst Jünger me lo enseño, cuando todas las señales fallan solo el dolor te puede guiar.
En fin.
Llego.
Retiro el libro de la mucama de Freud y me lo vende una cuarentona que esta buena.
Miro la hora.
Quiza llegue antes de que cierre una librería de viejos que esta a tres cuadras de Puan y que suele tener buen material.
Encaro hacia allá.
Sin darme cuenta llego a Puan.
Hace tiempo que no la veía a la fabrica de cigarrillos Commanders donde pase incontables horas estudiando, haciendo una revista y trabajando para una cooperativa.
Miro. Camino rapido. Espio a ver si reconozco a alguien.
No reconozco a nadie.
Llego a la librería en cuestion.
La atienden el padre y su hijo.
El hijo atiende y el padre sale a la calle a comprar libros.
Estan los dos y me preguntan que libros les compre.
Les explico que estaba por la zona y que les compre muchas veces y que queria revolver un poco a ver que encontraba.
Lo cual va a ser un dolor de huevos porque voy a encontrar cosas que no voy a poder llevar.
Pero esto tambien es parte de mi oficio: el stoquear librerias, el saber que libros hay en todas y cada una de las librerias de la ciudad, para saber donde puedo conseguirlos cuando tenga la liquidez y tambien para descubrir titulos y autores que desconocía y como estamos con inflación tener siempre presente los precios que estan todo el tiempo moviendose.
Empiezo a revolver.
Ellos estan viendo en la tele a Cristina.
Cristina esta hablando de San Martin y Rosas. De espadas nobles y mazorcas macanudas.
Yo estoqueo.
Encuentro como cuatro mil pesos en mercaderia.
Y salgo a la calle.
Y las palabras de Cristina se funden con los edificios ricachones de Caballito y mi dolor y llego a Primera Junta donde una hilera de unos cincuenta linyeras hacen cola esperando que les den unos que no se quienes son algo caliente para comer.
A algunos de ellos los conozco.
Hace ya varios años que les saco fotos a la gente que duerme en las calles de buenos aires, así que hay varios a los que les he sacado fotos y otros a los que les quise sacar pero no pude.
Y algo de toda la escena me recuerda al trabajo de la fotógrafa Dorothea Lange durante los años treinta en Estados Unidos.
Y Cristina por la tele habla de sables y mazorcas para un publico que la ama o la odia.
Y en la calle hace frío.
Mucho frio.
II
EL CHAPULÍN COLORADO
Siete y media.
La mañana se abre como una herida.
Prendo un pucho, pongo la pava para el mate y enciendo la computadora que anda para el orto.
Veinte minutos después estoy frente a la computadora con el mate y un segundo cigarro esperando poder abrir un Word y chequear mis cuentas de Internet antes de tener que bañarme y salir rajando a la calle.
Dos minutos antes de tener que levantarme de la mesa la computadora se apiada de mí y me permite usarla.
Luego me baño y salgo corriendo.
En la puerta me detengo.
Vuelvo.
Los veo a René y Horacio González.
La escena me desarma.
Me duele.
Me deja en carne viva.
Cierro la puerta y me quedo en las escaleras recomponiéndome para que no me vea así el portero.
Igual sospecho que el portero ya lo sabe todo.
No hay portero que desconozca las artes del recontraespionaje.
Ok.
Mi portero esta en la puerta.
Por un momento dudo si decirle o no que en breve no me va a ver más.
Descarto anunciarle nada por miedo a quebrarme delante de él.
Me saluda:
Qué haces Charly, ¿todo bien?
Y yo le respondo:
Subido al caballo blanco de San Martín.
Y con una mano hago el gesto de que estoy cabalgando un caballo y con la otra la V de la victoria.
Y sigo de largo.
Y él se caga de la risa.
Y cuando estoy en llegando a la esquina y creo que la mañana no va a ser tan terrible mi caballo – que dije de San Martín y no el de Billy Parham porque el portero no hubiera entendido un pepino de lo que le estaba hablando y le tendría que haber contado que en Estados Unidos existe un escritor que ha hecho un pacto con el diablo y ha logra que sus personajes e historias esten vivas como el dolor – es derribado en la esquina.
Caigo al piso.
Mi caballo blanco sobre mi.
Y el enemigo abanza sable en mano para deguellarme.
Y yo grito:
¡Oh y ahora quién podrá ayudarme!
El enemigo avanza.
El panico se apodera de mi carne.
Entonces aparece Moria Casán.
Vestida con un traje colorado, con antenitas en la cabeza y con una casaca militar.
Y Moria Casan me dice:
¡Yo, el Chapulin Colorado!
Lleva en una mano un sable y en la otra el Chipote Chillon con el cual al apuntarlo y hacerlo sonar frente al enemigo estos son barridos del horizonte como si hubiera abierto fuego de metralla.
Y Moria luego eliminar al enemigo con una sonrisa se dirige a mí:
¡No contaban con mi astucia!
Y lentamente como un verdugo de pesadilla me va hundiendo el sable en el corazón.

DSC03034 DSC03039 DSC03041 DSC03043 DSC03044

-VI-
El oso
(un cuento narcoprostibulario para chicos de todas las edades)

 

bueno
acabo de grabar un version
impecable de
el oso
de moris
cantado a tres boces con
fito paes una botella de habana club
y mi desavinada y destrozada
cantando el oso
a duo
con
pito paez
en fin
sepan
que yo
juan pablo liefled
tengo gravado
a pito paes y a mi
cantandando
borrachos en la camara de un anomimo
que me la c edio para que yo
fotografie
lo0 que misd ojos ven
es un vuen fotografo
y me a dado una de uss camara
lo c ual quizsa sea un
b uen incidio
que cuando ago foco
algo veo
alo registro
en fin
solo queri xdecir que tenia
en la caMARA
dodne registro la dewsolacion
de una ciudad que no deja dxe morirse
fito `paesz y yo cantamos
El oso
de moris
-VII-
HEIDEGGER
(un cuento narcoprostibulario para chicos de 6 a 8 años)

 

hace unas semanas
me llamo me mauricio
no me dijo que era el
pero me hablo
de sueños, cambios
y esperanzas
y que todo
podia ser posible
si teniamos
el valor y el coraje
de caminar juntos
de la mano
por la vereda del sol
y me dijo
que si queria saber mas
que marcara uno
en el telefono
y que me llamaria
y ayer cumplio con su palabra
me llamo
una chica
y me consulto
si queria sumarme al cambio
y le dije que sí
y me pidio un mail
para ir informandome
de todas las actividades
que mauricio y su equipo
van generando
le dije que sí
y me pidio un mail
para que este al tanto de todo
y que no estaba obligado a participar
de ninguna actividad
pero que era bien vendio a todas
porque sin mi los sueños
pueden realizarse pero no serian completos
sin mi
porque mientras exista un hombre
triste en argentina
mauricio no va a poder dormir
y le di mi mail
a la telefonista
y recien recibi
el primer mensaje de mauricio
en mi cuenta de hotmail:
Junto a vos podemos cambiar la historia
De: contacto=juntospodemos.com.ar@s34.dptagent.net en nombre de Mauricio Macri (contacto@juntospodemos.com.ar)
Enviado: viernes, 19 de junio de 2015 06:25:05 p.m.
Para: juanpablolief@hotmail.com
Quiero contarte con mucha alegría y orgullo que mi compañera de fórmula será Gabriela Michetti. Ella es un testimonio de los valores que nosotros queremos para la política. Venimos trabajando juntos hace más de diez años y estoy convencido de todo lo que tiene para aportarle al país.
Si todavía no sos voluntario, aprovecho para invitarte a que te sumes enwww.mauriciomacri.com.ar/sumate
Este es el año en el que todos juntos vamos a cambiar la historia.
Mauricio.
****
y ahora quiero decir algo
que es serio
de verdad
conozco
a mucha gente
que trabaja en el gobierno
de macri
todos lo putean
y estan convencidos
que trabajar para alguien
con el cual no estar deacuardo
eso no les acarrea
ninguna responsabilidd
etica ni moral ni politica
eso solo se lo pedimos a heidegger
y obvio
tambien conozco
kirchneristas
que roban a mano armada
y cuando cristina habla
se les llenan los ojos de lagrimas
hablo de todos ustedes
heidegger no es ni fue nunca el problema
son la gente como ustedes
el problema

-VIII-
PORNO AMATEUR
William T. Vollmann y Jorge Luis Borges
No dejes que se vaya. Si se va no lo verás nunca más. Si se va hablará otros idiomas. Se cubrirá con ropas nuevas, Aprenderá distintas formas de placer. Descubrirá que era hermoso estar a tu lado pero que no eras imprescindible para respirar.
No lo dejes ir. No puedes dejar que se vaya. Hazte un sitio dentro de sus pulmones. Asesínalo, pero no lo dejes ir.
Los que se van no vuelven, los que vuelven son siempre otros. Apunta directo a su corazón y dispárale toda la muerte. Tienes el derecho otorgado por el demente tribunal del amor. Asesínalo.
Te absolveremos los que hemos amado alguna vez. Pero no lo dejes ir, porque cuando se deja partir a alguien, ya no se lo ve nunca más.
 DSC03051DSC03052DSC03050
-IX-
Cuadros
Sebastián Cariola
Nueva adquisición para el consultorio: “Coriolanus” grabado de 1803 por James Caldwell y Gavin Hamilton. Representa la escena 2 de la tragedia de Shakespeare sobre la historia del general romano Cayo Marcio Coriolano, quien es desterrado de Roma por cuestiones políticas y se alía a sus enemigos volscos para asaltar la ciudad. La aparición de su madre y el ruego de esta lo convencen de que no conquiste Roma, por lo cual comete doble traición: primero a sus conciudadanos, luego a los volscos. Repudiado por los romanos y ahora enjuiciado por los volscos es sentenciado a muerte y lapidado. Seguir el ruego de su madre lo aparta de su deseo y lo conduce a la muerte. Que mejor lugar que sobre el diván a la vista de mis pacientes para recordarles donde conduce la traición.

11403191_10153113031573591_3149136560732409518_n

En los Links que siguen se pueden leer las columnas Mapa narcoprostibulario de Carrefour, Confesiones de un librero de mierda Las Chicas de Letras se masturban así:
zzz—Confesiones de un librero de mierda—zzz
Las chicas de letras se masturban así. Obras Completas sin editar – Elsa Kalish
Mapa narcoprostibulario de Carrefour. El precio más bajo garantizado de Once

 

ENTREGA A DOMICILIO (OPCIONAL – CAP. FED.) $50.

Contacto: juanpablolief@hotmail.com

Acerca de libroskalish

Libros difíciles de encontrar a buen precio.
Esta entrada fue publicada en Mapa narcoprostibulario de Carrefour. El precio más bajo garantizado de Once. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s