Mapa narcoprostibulario de Carrefour – Capítulo XIV

Mapa narcoprostibulario de Carrefour. El precio más bajo garantizado de Once
Para este collage se utilizó a William T. Vollmann, Jorge Luis Borges, Hitler, The Beatles, Pablo Picasso, Lisa Ann, Oscar del Barco, Sarina Valentina, un Pibe Chorro, mi gato René, un japones con un lomo increible que no se su nombre y una Muñequita Liefeld Puteadora. 
Mapa narcoprostibulario de Carrefour
El precio más bajo garantizado de Once
XIV
Kind of Blue

 

-I-
Kind of Blue
Para Vanesa Otero por el trabajo de todos estos años sin el cual hoy estaría muerto o me habría convertido en un terrible pelotudo. Y sí, pelotudo soy, porque tengo pelotas, como le decía mamá a Yaca Zulu y porque un psicoanalista no hace milagros sino que es alguien que trabaja con tu dolor cuando vos estas dispuesto ha hacer algo con él.

 

Pasé dos días encerrado con sus noches llorando.
No sabía que era capaz de llorar tanto.
Ni que era capaz de chupar y tomar tanto como el incendio que envolvía a mi corazón.
Y cante a los gritos canciones de Sandro y María Martha Serra Lima y El Trío los Panchos.
Y tuve que atender a cliente en un estado lamentable.
Les pido perdón, pero hay momentos en la vida de un hombre que son horribles y para seguir hay que agarrarse de lo que sea.
Por ejemplo estar obligado a seguir laburando borracho y con los ojos rojos por el llanto porque si no mañana te quedas en la calle.
Y no cuento todo esto para dar lastima.
Sino porque siempre intento con mi arte, sea bueno o malo, pero mío, contar mi verdad y como ésta encaja en el mundo en el que vivo.
Y por otra parte no hay nada mas humano que el dolor.
Y en gran medida a un hombre se lo define y entiende en su justa medida por la relación que este tiene con la angustia.
Y después de dos noches con sus días como pude me bañe y salí a la calle.
Ayacucho al 400 y empecé a caminar para el lado del Alto Palermo para charlar con el papá de Saimon, un perro con cara de chancho.
Y en el camino me dí cuenta de algo que hacía tiempo percibí pero recien ahora se cristaliza en mi cabeza.
De un tiempo a esta parte el nivel de las mujeres policías mejoró un mil porciento. Llegué a esta conclusión luego de ver a una oficial en un patrullero y decir, esta mina tranquilamente podría estar trabajando en una porno.
El la confitería El Progreso de av. Santa Fe al 2820 compre un pan casero con aceitunas negras exquisito. Y te recuerdo que este juico lo hace una persona que trabajo dos años cocinando pan toda la noche en una cooperativa de Parque Centenario.
Y fui sacando fotos.
Las fotos que yo saco, buenas o malas, pero mias.
Hace poco un amigo fotógrafo me mostró una foto que sacó él y me dijo: esta foto tranquilamente podría ser tuya.
Y luego de tomar un café y hablar de la vida con el papá de Saimon emprendí la vuelta en este domingo gris y opaco.
Entre en un Carrefour y compre un yogurt bebible Sancor y la mina que estaba delante mio en la caja era más infumable que mi resaca. Cuando me tocó mi turno le dije a la cajera: tranquila que el domingo ya se termina. Al responderme con una sonrisa que agradecía que entendiera el calvario al que era sometida le dije: trabaje un año en el Carrefour de San Martín, son unos hijos de puta, los dueños y la gente.
Y por un momento este domingo esa cajera y yo fuimos felices imaginando Carrefour ardiendo por el fuego con sus dueños y todos sus clientes dentro.
Y me acordé de dos amigos a los que quiero.
Uno me cayó el otro día a pedirme plata a mi casa porque se patino todo el sueldo en putas y merca. Lo cual no me parece mal. Hay putas encantadoras y mercas riquísimas. Lo que sí me parece mal es la falta de registro de la realidad de ir a pedirle dinero a una persona que no sabe si se queda en la calle el mes que viene.
Y la otra me pidio dinero para un amigo en común que la esta pasando mal. Y la verdad que me asombró.
Y estaba en estas meditaciones cuando un lumpen me si lo puedo escuchar un momento para manguearme guita y le digo: no, y sigo caminando.
Y me grita ¡estás zarpado hijo de puta quién mierda te crees que sos!
Y sigo caminando y no “entro en un bar y ya era de día y no era verdad”.
¿Y quién mierda soy lumpen?
Entre otras cosas el hermano mayor de Carolina y Mariana.
Así que chicas en mi derecho de hermano mayor me van a escuchar hoy y después ustedes hagan lo que quieran.
Carolina andate de ese manicomio en el que te encerraron esos dos hijos de puta que nunca te permitieron la oportunidad que te mereces de ser feliz.
Mariana no vuelvas a la Argentina ni loca. Quedate en Londres o volve a Roma, defende lo tuyo con uñas  y dientes, acá solo podés perder.
Y así llego a la esquina de Santa Fe y Pueyrredón.
Me paro a esperar que el semáforo cambie de rojo a verde y una chica me pide fuego.
Es hermosa.
No alcanza con ser lindo para ser lindo.
Es como para pensar, no alcanza con ser inteligente y estar bien preparado para pensar de verdad.
Muchas veces más es menos.
Nada es gratis.
Ni el cielo ni el infierno es gratis.
Y mucho menos en un mundo plagado de ofertas y promociones gratuitas.
Y la chica que me pide fuego tiene el pelo negro recogido en un pañuelo. Tez blanca y con pecas muy tenues el la cara y una sonrisa encantadora.
Y noto que mira mientras me espera que encuentra donde carájos meti el encendedor.
Y también noto en su rostro cierta inteligencia y picardía muy fresca y autentica.
Y me doy cuenta que es eso lo que la hace linda y no que sea linda.
Si la chica que me pide fuego se lo hubiera pedido a Sebastián Hernaiz, una persona que siempre se comportó conmigo como un caballero y un amigo, se la hubiera comido en esa misma esquina con dos rodajas de pan lactal y una coca Light.
Era 100% una chica Hernaiz.
Y le dí fuego y ella siguió su camino y yo el mio y maldije no haber aprendido nada del arte de Hernaiz.
Y llegué a casa y estas son las fotos que saque.
Esto es lo que vi con el ojo de la cámara luego de dos días y dos noches de no saber si lo que asomaba por la ventana de Ayacucho y Corrientes era el sol o la luna porque el llanto me había dejado ciego.

DSC03237 DSC03243DSC03245DSC03246DSC03265DSC03266DSC03270DSC03257DSC03258DSC03259DSC03263DSC03264DSC03288DSC03286DSC03283DSC03296DSC03303DSC03289DSC03304DSC03313DSC03306

 

-II-
Liquidación
Estoy sentado en una confitería paqueta de un barrio paquete.
Son las cuatro y media de la tarde.
Estoy despierto desde las 9.
Dormí cuatro horas.
Trabaje toda la noche con Noches Mías de Robertito haciendome compañía de fondo en la tele.
A las dos de la tarde me doy cuenta que todo lo que pude hacer en la computadora lo hice. Y que de un rato a esta parte estoy girando en falso.
Tengo la plata para el alquiler en la cuenta de Mercado Pago.
Bien, ahí.
Y mil cien pesos.
Y tengo una boleta de 1400 de los hijos de puta de Clarin por el servicio de FIbertel y la boleta de la luz y la boleta de Mercado ibre que me tiene que llegar y todavía le devo a Jorge en conceptos de libros que saque de su distribuidora entre 3000 y 5000 – no se la cifra exacta porque aun Max no me envio la liquidación y 300 al dueño de Los cachorros y otros 5000 a mi analista Vanesa Otero.
Ah y me olvidaba tengo que comer.
Y qué mierda hago con esos mil cien pesos.
Es todo el margen que tengo.
Ok.
Me baño.
Me pongo el canzocillo mas limpio que tengo.
Un calzoncillo que tiene tres o cuatro dias de uso y que solo uso para salir a la calle y luego en casa uso calzoncillos con mas uso.
Sí.
Soy un metro sexual.
Tengo calzoncillos para salir a la calle y calzoncillos para andar de entre casa.
Tranquilos a los que les devo plata.
Como sea les voy  pagar.
Se perfectamente quien estuvo y quien no durante este tiempo.
Los que estuvieron los puedo contar con los dedos de una mano y con las de la otra también si me meto los dedos en el culo.
Así que no duden que les voy a pagar.
Jamás deje de agradecer la ayuda de un amigo.
Y jamas deje tirado a ninguno.
A mi sí.
Ok.
No estoy muerto todavía.
Así que espern un poco. No sea cosa que esten probandose mis calzoncillos sucios de metro sexual a ver si les quedan y aparezca yo por la puerta.
Y estoy en una confietia paqueta de un barrio paquete.
Un puto cincuento me mira.
Le gusto evidentemente.
Si me haria romper el culo por ese puto paquete pero no me gusta la pija sino la concha.
Pero hay que vivir JP.
Ok.
Evaluemoslo.
Lo pienso.
Quiza se enamore de mi el puto y lo convenzo que si me ayuda financieramente el va a ser feliz y va a conseguir enriquecer el mundo cultural al fortalecer mi librería con su dinero.
Pero  pienso en la pija y no me calienta ni un piquito.
Y el se daria cuenta.
Y no.
No hay caso.
Así que puto paquete bay bay .
Y miro a mi alrededor.
Es increible así como hay bolsones de pobreza tambien hay bolsones de guita.
La mujer que esta a mi izquiera con un adolescente hablando en frances o aleman, no me doy cuenta, pongo el oido para definir la lengua, y no me doy cuenta.
Así de bruto soy.
Pero puedo leer a Ernst Jünger mejor que vos que lo lees en alemán o a Celine vos que lo lees en frances.
Tomá, te la dije, como diría robertito.
Y aparece un mozo y me pregunta si estoy atendido.
No, le digo.
Me mira.
Algo le parece extraño en mi.
¿Se abra dado cuenta que soy una rata que nada tiene que hacer en ese lugar?
Mi aspecto no tendría po que llamar la atención en una confieria paqueta.
Debe se mi cara.
Tiene la locura de El juguete rabioso de Roberto Arlt y la angustia de la actriz que interpreta a la hermana mayor en la serie Shameless – una gran, gran serie llena de humor negro y la brutalidad de la vida narrada con maestría.
Debe ser eso.
Mi cara de desespeación, bronca, locura, convicción.
Es algo que ya comprobe las veces que me han puesto un arma en la cabeza.
En esos momentos puedo actuar con tranquilidad.
Querés la billetera.
Todo bien.
Querés ponerme un tiro.
Todo bien.
Una vez que pasa me desmorono y soy puro nervios.
Pero puedo manejar el momento y leer sin margen de duda ni equivoco toda la escena y actuar en consecuencia.
Son mis momentos donde soy brillante como cuando logro no pensar.
Ok.
No me gusta que me miren.
Soy yo el que mira.
Qúe miras mozo.
Le pido un café con tres medialunas de grasa.
Me dice que no cree que hayan quedado de grasa.
Le digo que sé que él va a hacer todo lo posible si existe la posibilidad remota de conseguir medialunas de grasa y se va.
Saco los libros que ya compre.
A todo o nada.
Si soy un tibio hoy mañana dios me va a mear en la cabeza o me va a tirar un pido en la cara que me va a desfigurr ar mi rostro mas que los cirujanos de las minas que me rodean en la paqueta confiteria.
Ya gaste una parte del dinero que me quedaba.
Aun me queda un pucho.
Tengo que hacer tiempo hasta dentro de una hora que abra la librería donde quiero ir.
Y como lo unico que tengo en el estomago son unos mates entre en la confiteria.
No me va a salir mucho mas caro que un café con leche de mierda en Once.
Y moro lo que compre.
Y el mozo llega con mi pedido.
Me consiguió una de grasa y le agrdezco.
Mientras va acomodando mi pedido en la mesa veo lo que tengo que ver y entiendo todo.
El mozo en la mano derecha tiene marcas de un tatuaje tumbero, claro, me saco la ficha, es de mi barrio, se dio cuenta que yo soy una rata peluda y fea como él.
Es como el mozo alto y flaco de la confiteria London de Rivadavia y Florida donde hiba Julio Cortazar, sí, el de los Cronopios y que lo vi a este mozo y me no podía dejar de observarlo y pensar que desentonaba con el resto de sus compañeros. Y cuando me atendio y vi sus tatuajes tumberos en este caso muy visibles comprendi.
Ok.
En la tele TN salta de una ballena pelotudeando en puerto madero a la efedrina de Anibal Fernandez – no lo digo yo, es lo que dice TN, pero TN le paga un sueldo  a Lapegue, así que no sé que pensar y a mi Lapegue me da pedófilo o que le gusta que le rompa el culo un traba, pero no sé, creo que lo estoy subestimando y solo es un genuino periodista argentino, que obviamente es mucho mas perverso y asqueroso ser un periodista argentino que un pedofilo.
Y miro los libros que compre.
Con nada hice milagros.
Y todavía falta decirle a Lazaro: Levantate y anda.
Y le voy a decir a Lazaro que se levante y va a andar y si no se quiere levantar a patadas en el culo lo voy a sacar de la cama a ese pelotudo hijo de puta.
Porque hay dos o tres personas que creyeron en mi y aun les devo plata.
Así que Lazaro hijo de puta te levantas o te levantas.
Y pago.
Y salgo a la calle.
Miro frente a la confieria paqueta un Carrefour montado sobre la estructura de un Mercado fundado en el 1900.
Esto me lleva al supermercado Día  de la vuelta de casa montado sobre el cadáver del boliche Ave Porco que durante los 90 fue un infierno encantador y hoy es un supermercado que destina Carrrefour para los pobres.
Y esto me lleva al Coto de dos cuadras de casa donde se puede leer por encima de la palabra Coto una leyenda grabada en la pieda del edificio que reza que ese edificio fue construido con el sacrificio y ahorros de los trabajadores de la cooperativa del Hogar Obrero.
Y nadie ve eso???
Y no, mejor es ver las publicidades pelotudas que hace Andy Fogwill para Coca Cola.
Y voy a la librería que tengo que ir para comprar lo que tengo que comprar.
Un caballero el dueño. Como vigote el dueño de Librería Brujas o el dueño de la librería que ahora no me acuerdo su nombre y queda a pasos del edificio Patagonia en Rivadavia y Peru que tenes que bajar al subsuelo y lo atiende con su hija y su hermano.
Es una suerte de Pablo Pazos – que debe tener hoy la mejor librería comercial de la argentina: Aecadia, la unica cagada es que las horribles politicas culturales hacen de los que queremos genuinamente laburar bien nos rompen el culo y nos confunden con ladrones –  este librero pero de la alta burguesia.
Y bajo al sotano de la librería.
Antes le pido perdon porque le habia pedido que me guardara unos libros hace dos meses que nunca pude pasar a levantar.
El no sabe que yo soy librero o lo sabe pero se hace le tonto, lo que sí sabe es mi amor y conocimiento por los libros.
Y lo sabe porque el es una persona que ama los libros y no se por que mierda Teresa Parodi no lo llama para que la aconseje en politicas de cómo llevar adelante una politica seria sobre los libros.
No te confundas Teresa, ese tipo recoleto de un barrio recoleto y que jamas votaria a los K podria interpretar tan bien como llevar a cabo politicas que acerquen la alta cultura a las clases populares como un Boris Spivacow.
Pero bueno sigan con la pelotudez.
Total los que perdemos somos siempre los mismos.
Y el tipo trajo libros nuevos.
Y quedo loco.
Estoy tres horas en un sotano revolviendo y separando y haciendo cuentas.
Separo libros por 5000 pesos y que yo puedo vender por muchisimo mas.
¿Por que el puede tener esos precios y yo no?
Sencillo, Teserita de mi vida, porque él en dos dias se va de vacaciones a Berlin o Nueva York y yo no se si como mañana.
De hecho hoy no ceno.
Y este librero que puede viajar y detesta a los k tiene una de las mejores librerias de la argentina y con los precios mas baratos de la argentina.
Precio y calidad.
Como Daniel.
El inglés que vende libros en Belgrano.
Y fumo, porque en esa librería se puede fumar como en la de Pablo.
Y baja una señora recoleta con una perrita y me dice si le molesta la perrita.
Para nada, le digo, por favor, que seria de nuestras vidas sin estos bichitos.
Y me responde que hay gente que no le gustan o le tienen miedo.
A los humanos hay que tenerles miedo, le digo, estos bichitos jamas te pueden hacer daño y si te lo hacen es porque vos los pusiste en peligro.
A un animal que le das amor te devuelve amor.
A un ser humano que que le das amor te puede destripar.
Y eso vale tanto para mi como para el resto de los de mi especie.
Pero Mini, la perrita de la señora recoleta es un caramelo de dulce de leche, por favor, con esa colita coqueta que le recogia el flequillo.
Y después de casi cuatro horas le dije al librero esto me llevo y esto te lo voy sacando a medida que pueda en el transcurso de un mes.
No hay problema me dice mientras fuma pipa.
Y mira que yo se de libros mucho pero al lade de este tipo soy un ignorante.
Y esa confianza me alaga y me da fuerza como cuando el dueño de Los Cachorros  de Parque Centenario que no fia a nadie me dijo que me llevara unos libros que no le podia pagar y que después pasara y se los pagara.
Y antes de irme le dije a este librero lo que tenia que decirle.
Gracias.
Que vos existas.
Y que tu librería exista.
Yo lo valoro y lo agradezco.
Quedan pocos como vos lamentablemente en este pais pero quedan y vos sos uno de ellos y yo lo se y te digo gracias.
Y antes de internarme toda la noche a subir los libros que me van a permitir tirar unos días o morder la lona te voy a contar algo que escuche mientras estaba en el sotano de esta librería y lo escuche hablando al librero con la dueña de la perrita Mini y que es maravilloso poder escuhar eso de boca de un tipoque trabaja con libros:
Un libro propio jamás se presta.
Si uno quiere que un amigo lea un libro se lo regala.
Un libro nunca se presta.
Se regala.
A la madrugada las novedades de Libros Kalish.
Chau.

DSC03328 DSC03330DSC03331 DSC03337 DSC03339 DSC03323 DSC03327 DSC03340 1870167w645

En los Links que siguen se pueden leer las columnas Mapa narcoprostibulario de Carrefour, Confesiones de un librero de mierda Las Chicas de Letras se masturban así:
zzz—Confesiones de un librero de mierda—zzz
Las chicas de letras se masturban así. Obras Completas sin editar – Elsa Kalish
Mapa narcoprostibulario de Carrefour. El precio más bajo garantizado de Once

 

ENTREGA A DOMICILIO (OPCIONAL – CAP. FED.) $50.

Contacto: juanpablolief@hotmail.com

Acerca de libroskalish

Libros difíciles de encontrar a buen precio.
Esta entrada fue publicada en Mapa narcoprostibulario de Carrefour. El precio más bajo garantizado de Once, Vanesa Otero. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s